Podredumbre apical, tomates o pimientos con el culo negro



Seguro que alguna vez te ha pasado que estás esperando los primeros tomates maduros como agua de mayo y cuando te acercas a ellos se te pone cara de haba… resulta que tienen el culo negro!!!.

Esta fisiopatía también afecta a otros miembros de su familia como los pimientos y las berenjenas. Fisiopatía quiere decir que no se trata de una plaga o enfermedad, sino en este caso de una carencia de un nutriente concreto, el calcio.

Los tomates con el culo negro o podrido presentan lo que se llama de forma más técnica podredumbre apical del tomate, conocida tambien más coloquialmente como “la peseta del tomate”. Esta fisiopatía que afecta a tomates, pimientos y berenjenas hace que el fruto comience a podrirse por la base y la podredumbre vaya avanzando lentamente por todo el fruto hacia arriba.

Causas de la podredumbre apical

Para evitar un problema hay que identificar siempre que lo está provocando. En el caso de los pimientos o tomates con el culo negro, culo podrido o podredumbre apical, son varios los factores que influyen, lo que hace que no siempre sea fácil determinar la causa exacta que lo provocó.

Para simplificar la situación te diré que generalmente se debe a una falta de calcio en la planta. Ojo, que la planta no asimile el calcio no significa que no haya calcio en el terreno. Es decir, el problema suele venir porque las tomateras o los pimientos presentan un deficit de calcio bien porque sea escaso en ese sustrato o terreno o bien porque aunque lo haya la planta no sea capaz de asimilarlo. Sé que parece contradictorio pero esto da lugar a dos posibles causas de podredumbre apical en tomates y pimientos, me explico.

podredumbre apical tomate

Causa 1) Suelo o sustrato deficiente en calcio

Un terreno silicio o un sustrato ácido (con un pH ácido, menor de 6) hace que sea difícil la absorción del calcio por parte de las plantas. Esta situación puede darse tanto en huertos en terreno como en huertos en macetas. No voy a entrar a explicarte que es el ph y como medir el pH del suelo o del sustrato para un huerto doméstico, te comento directamente cómo solucionar esta carencia.

Para la próxima temporada elige un sustrato con un buen abono orgánico a base de humus de lombriz, o compost si lo produces tu mismo. El humus de lombriz presenta un pH ligeramente básico y mezclado con tu terreno o sustrato ayudará a la absorción del calcio.

Ahora mismo, la opción más recomendable es emplear un abono orgánico como el guano, rico en calcio y otros nutrientes que harán que las tomateras y pimientos mejoren su crecimiento y produzcan más flores y por tanto nuevos frutos.

 

Causa 2) Riego irregular de tomates y pimientos

Ahora viene donde se complica la cosa. Muchos terrenos son básicos o alcalinos (pH básico, superiores a pH 8), ricos en calcio que en principio debería ser asimilable por las plantas.

En este caso el problema y la solución está en la forma en que riegues las tomateras, pimientos y berenjenas. Si riegas de forma irregular, unos días mucha agua y otros días poca agua, las tomateras sufrirán lo que se llama estrés hídrico, como consecuencia las tomateras o los pimientos no asimilan el calcio correctamente y se produce la podredumbre apical por falta de absorción del calcio.

Cuando el riego es escaso en cantidad, las raíces no se desarrollan bien y no pueden buscar el calcio que necesitan para absorberlo. Mi consejo, aumenta la cantidad de agua de riego y acostúmbrate a no regar justo en el tallo de cada planta, sino un poco más espaciado para “obligar” a las raíces a buscar el agua y con ella los nutrientes del suelo.

En el extremo contrario, si el riesgo es excesivo en cantidad, la tierra se encharca y las raíces se pudren, no pudiendo absorber bien los nutrientes, entre ellos el calcio. Esto ocurre especialmente en los terrenos pesados y arcillosos, donde además se forma una costra seca superficial que nos hace pensar erróneamente que el terreno está seco. Si tu terreno es así mi consejo es que escarbes simplemente unos centímetros para comprobar si el terreno está encharcado. Y si lo está, airea un poco el terreno con una herramienta de mano como una azuela para favorecer la evaporación de ese exceso de agua y reduce la cantidad de agua de riego.

podredumbre apical pimiento

En todo caso la solución es realizar riegos regulares, la misma cantidad de agua con la misma frecuencia de riego, de este modo las raíces se desarrollarán suficientemente y sin pudrirse, asimilando el calcio y el resto de nutrientes disponibles. Disponer de un sistema de riego por goteo programado es la mejor opción para aportarle riegos regulares a tus cultivos. Piensa que en el fondo las plantas no son muy diferentes a nosotros, o ¿por haberte bebido un día 5 litros de agua, al día siguiente no necesitas beber? Como comparación para entender su funcionamiento queda claro, verdad?

Y por último, si tienes un huerto en el balcón, presta especial atención al riego, ya que es estrés hídrico es más acuciante en huertos en macetas que en huertos sobre el terreno.

Tratamiento de la podredumbre apical

Malas noticias, no existe tratamiento para la podredumbre apical para los frutos que ya la padezcan. Los tomates, pimientos o berenjenas que ya tengas afectados no tienen solución, córtalos para que la podredumbre apical no siga avanzando, pero no pueden tratarse con nada. Aunque estéticamente no sean muy atractivos, cortando la parte afectada por la podredumbre si es incipiente, podrás consumir el resto del tomate, pimiento o berenjena sin problema.

Lo mejor que se puede hacer es prevenir. Por tanto, párate a pensar cómo estás realizando los riegos, si son irregulares, cambia tu forma de regar los tomates, pimientos y berenjenas. Si ya estabas realizando riegos regulares entonces plantéate realizar un aporte de calcio con un abono orgánico como el guano. Además de aportar calcio a tus plantas, favorecerás que continúen echando flores para alargar la cosecha.

Espero haber aclarado de una forma sencilla esta fisiopatía sin entrar a explicar que es el pH y cómo afecta a la asimilación de los nutrientes, que ya es un tema bastante más técnico y complejo. Así que no te compliques más y a disfrutar de tus tomates y pimientos!

 ¿Has encontrado podredumbre apical en algun tomate o pimiento?
¿Cómo lo solucionaste?

Puedes compartirlo en el hilo de comentarios.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*