Cómo plantar tomillo en casa



El tomillo  es el nombre con el que conocemos a unas cuantas especies de plantas que pertenecen al mismo género botánico (Thymus sp) que en realidad es muy amplio y comprende un buen puñado de especies de tomillo. Aunque existen muchas especies silvestres de tomillo, no son tantas las habituales en cultivo y de ellas la más común es el tomillo vulgar o tomillo común (Thymus vulgaris) y es al que me referiré en este artículo. El porqué de su éxito como cultivo radica sin duda en las múltiples aplicaciones del tomillo desde la cocina como condimento o aderezo de platos, en el huerto para los polinizadores, en el xero jardín por su resistencia a la sequí, en el jardín medicinal para usarlo en infusiones digestivas y en el botiquín natural por sus propiedades medicinales.

El tomillo es además una planta rústica, que precisa pocos cuidados y lucirá espléndida siempre y cuando la reserves un espacio con sol, sol y más sol. Además ocupa poco espacio por lo que podrás cultivarla incluso en pequeñas macetas o en tu cocina.

Cómo plantar tomillo.

La siembra.

El tomillo se suele trasplantar directamente desde plantas compradas en viveros, gardens o tiendas especializadas. Esta opción es la más rápida y la que te recomiendo si te estás iniciando en el mundo de la jardinería o si la temporada ya va avanzada.

Pero si eres de los que ya tienes algo de experiencia con las plantas y vas con tiemo (es primavera), mi recomendación es que siembres el tomillo desde semilla, ya que estas plantas de tomillo que crecerán en tu jardín o en tus macetas estarán más adaptadas al terreno, al clima y al lugar donde van a crecer, desde cero. Esto hará que sean más rústicas y resistentes que las compradas aunque crezcan más despacio al principio.

El tomillo tiene unas semillas diminutas que has de “espolvorear” en los semilleros y cubrir con una fina capa de sustrato. Se siembra habitualmente en primavera (de marzo a mayo). Es una planta que precisa poco agua pero has de mantener los semilleros húmedos hasta que germinen.

ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
Siembra
Cosecha cosecha cosecha cosecha

Una vez que las pequeñas plantulas alcancen cierta consistencia podrás trasplantarlos a su maceta definitiva o al jardín.

El tomillo es una planta perenne, por lo que si todo va bien, vivirá muchos años.

plantar tomillo

Imagen de Paulina Kupis en Pixabay

 

Cuidados del tomillo.

El tomillo es un planta que requiere pocos cuidados, reservale un espacio soleado y… crecerá “feliz”.

Insolación: ubícalo a pleno sol, en una exposición soleada, orientada al sur y te lo agradecerá.

Temperaturas: se trata de una pequeña mata perenne que soporta el frío y las heladas pero sin duda lo que más le gusta al tomillo es el sol y el calor, por lo que es ideal para climas templados y cálidos aunque soporte estoicamente los rigores del invierno.

Sustrato: necesitan un sustrato bien drenado y suelto ya que no soporta el exceso de humedad. Si las cultivas en macetas añadele unas bolas de arcilla, cantos rodados o pequeñas gravillas en el fondo de las macetas para facilitar el drenaje y eliminar el exceso de agua de tus macetas de tomillo.

Riego: necesitan poco agua, son poco exigentes en riego, de hecho se vuelven más aromáticos cuando tienen cierto deficit de agua.

Abonado: requieren poco o nada de abonado. Si bien es cierto que un poco de materia orgánica en forma de compost al inicio de cada temporada facilitará que rebroten y florezcan con intensidad tras el invierno.

En resumen, sobre el terreno se adapta a cualquier tipo de terreno, aunque prefieren los calizos, ya que de forma silvestre crecen entre las rocas calizas a pleno sol y sin apenas disponibilidad de agua.

 

tomillo en el huerto

Imagen de Hans Braxmeier en Pixabay

Podas: el tomillo vive varios años (es perenne) pero según va envejeciendo se hace cada vez más leñoso y presenta un aspecto menos atractivo. Para favorecer la producción de hojas y flores y un aspecto más tupido y compacto, es imprescindible una buena poda al final de la temporada. Para ello, suelo podar el tomillo al final del verano o principios de otoño, antes de que comiencen las heladas.

Con una pequeña tijera de podar, corta todas las ramas del tomillo dejando simplemente unos 3 dedos de rama hasta la tierra. Cuando rebrote la temporada siguiente, lo hará con más fuerza. Aprovecha ese ramillete de tomillo para secarlo y disponer de él durante todo el invierno para tus guisos o infusiones.

Renovación de matas: es recomendable renovar las matas de tomillo cada ciertos años para que sigan luciendo verdes y frondosas como el primer día. Las matas viejas puedes añadirlas a la pila de compost, cerrando así el ciclo.

Cuando y cómo cosechar el tomillo.

Del tomillo se aprovecha todo menos las raíces, es decir, puedes cosechar sus ramas para aprovechar las hojas y las flores.

La mejor época para recolectarlo es de agosto a octubre, cuando ya ha tenido tiempo para crecer y florecer y antes de que lleguen las primeras heladas, momento a partir del cual se relentizará su crecimiento, por lo que no deberias volver a cosecharle hasta el verano siguiente.

Cortando sus ramas y haciendolas un ramillete, son fáciles de secar en un sitio aireado y sin sol directo, de forma que una vez seco, es posible extraer facilmente las hojas de sus ramas y guardarlas en un tarro (mejor de cristal) en un armario para disponer de él durante el invierno.

También puedes ir cortando ramitas y usarlo en fresco durante el verano, ya que continuará creciendo.

conservar tomillo

Imagen de Edith Huber en Pixabay

Por qué plantar tomillo en el huerto y el jardín.

El tomillo, al igual que otras plantas aromáticas de su familia (Labiadas), son plantas que atraen a abejas, abejorros,… y otros polinizadores al huerto. Como requieren sol y poca agua, siempre puedes destinarles un lugar en el huerto o el jardín que no requiera mucha atención.

tomillo flores y abejas

Imagen de Eva Engvall en Pixabay

En jardinería, son muy empleados en los xero-jardines, esos jardines en los que se seleccionan especies adaptadas a un clima mediterráneo, más bien seco, que precisan poco agua y que por tanto, resultan muy sostenibles.

¿Dudas sobre cómo plantar tomillo en casa?

Dejanos un comentario para ayudarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*