Cómo sembrar sandía en el huerto ecológico



Las sandías son, junto con los melones, las frutas de temporada más típicas del verano. Si bien son frutas, no crecen en los árboles sino que crecen de forma rastrera por el huerto. Refrescantes como pocas frutas son ideales para combatir el calor estival dado su alto contenido en agua y la escasez de calorías que aportan.

Por tanto, si tienes espacio en tu huerto sobre el terreno, reservar un espacio para sembrar sandía en primavera es sin duda es un gran idea.

Las sandías (Citrullus lanatus) pertenecen a la Familia de las Cucurbitáceas, al igual que melones, calabazas, calabacines y pepinos y comparten con ellas gran parte de sus necesidades de cultivo, pero veámoslas por partes.

Cómo sembrar sandia

Las sandias son un cultivo anual, es decir, tras recoger la cosecha hay que arrancar las matas y plantarlas de nuevo el próximo año.

Se trata de un cultivo sencillo en su siembra, ya que el tamaño de las semillas de sandia facilitan notablemente la labor.

En principio es un cultivo indicado para huertos en terreno ya que al ser plantas de crecimiento rastrero requieren un espacio considerable para permitir que se desarrollen sanas y den buenos frutos. Para que te hagas una idea, pueden crecer hsta 5 o 6 metros.

Calendario de siembra de sandía

Desde semillas:

“La criptonita” de las sandías, al igual que para el resto de las cucurbitáceas, es el frío.

Puesto que el principal enemigo de la sandía es el frío, puedes realizar la siembra directa de las semillas de sandía sobre el terreno cuando el riesgo de bajas temperaturas nocturnas haya pasado, ya que requieren una temperatura del suelo superior a unos 15-16ºC para germinar. Esto supone su siembra de marzo a junio, según zonas.

Siembra 2-3 semillas por golpe tras haber realizado un riego previo del terreno y conseguir que este esté a tempero.

ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
Siembra
Cosecha cosecha cosecha cosecha cosecha

Realizar la siembra en semilleros protegidos permite obtener cosechas más tempranas.

En clima mediterráneo su siembra directa al terreno es más temprana. En el lado opuesto, en clima continental y en climas fríos y de montaña es más recomendable realizar siembras en semilleros protegidos, para trasplantar al exterior cuando el riesgo de bajas temperaturas haya pasado.

 

Desde planta:

ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
Trasplante al exterior

La planta de sandía se planta en el exterior bien avanzada la primavera. Si en el momento del trasplante de tus planta de sandía a su lugar definitivo aun fuese previsible la bajada nocturna de temperaturas, protégelas con una manta térmica durante la noche los primeros 15 o 20 días, hasta que se vayan aclimatando al terreno.

El trasplante ¡Dales espacio!

Al plantarlas a su lugar definitivo, sea desde semilla o desde planta, ten en cuenta el espacio que precisan para crecer adecuadamente. Te recomiendo dejar una distancia aproximada de 1 metro entre planta de sandía y planta de sandía. Si vas a sembrar varias filas de sandías, puedes espaciar cada fila a unos 80 cms de la anterior.

Presta atención a la polinización.

Las sandías presentan flores femeninas y masculinas. Puedes ver cómo diferenciarlas en las siguientes fotos. En la vista lateral observa que la flor masculina posee un “tallo” fino, mientras que la flor femenina presenta como una pequeña sandía o “tallo” engrosado. En la vista superior, observa los estambres de la flor macho, cargados de polen y la forma del pistilo de la flor hembra.

sandia polinizacion

sandia flores

No te preocupes si al principio solo observas flores masculinas o si estas se producen en mayor cantidad que las femeninas, es algo normal.

El problema de tener flores unisexuales es que necesitan de la ayuda de abejas y otros polinizadores para su polinización y fecundación, de modo que sin los polinizadores no habrá frutos viables.

Por tanto es muy importante que dispongas de bandas florales o de plantas aromáticas cerca que atraigan a las abejas a tus cultivos para facilitar la polinización de las sandías.

Aun así, sobre todo en entornos urbanos y periurbanos, cada vez es más frecuente la necesidad de realizar polinizaciones a mano para asegurar la fecundación de los frutos, dada la escasez de polinizadores en estos entornos. Puedes ver con más detalle cómo polinizar flores de cucurbitaceas a mano en el enlace.

Cómo se cultiva la sandía

Climas y Exposición solar

Las sandías se desarrollan mejor en climas cálidos, ya que prefieren los veranos calurosos, por ello se dan especialmente bien en clima mediterráneo, aunque también podrás cultivarlas en clima continental o atlántico, aunque la temperatura máxima (en el atlántico) y mínima (en el continental) pueda ver comprometida en ciertos momentos el cultivo.

Las sandías necesitan una fuerte exposición al sol para madurar sus frutos, como todas las cucurbitáceas, resérvalas un buen espacio bien soleado en tu huerto ecologico.

Suelo

Las sandías prefieren suelos profundos, frescos, ni muy ligeros ni muy pesados.

Riego

Recuerda el alto contenido en agua de las sandías, esto te debe hacer pensar que necesitan humedad en el terreno para desarrollar bien los frutos. No olvides realizar riegos copiosos y frecuentes  para mantener el terreno húmedo pero evita los encharcamientos, para permitir la aireación del suelo. Un sistema de riego por goteo es la mejor solucción para mantener la salud de los frutos y evitar pudriciones por contacto con humedad constante.

Abonado

Las sandías al igual que el resto de congéneres de su familia son exigentes en nutrientes. Conviene por tanto disponer de un terreno bien abonado y rico en materia orgánica.

A la hora de emplear fertilizantes para sandía, emplea un abono para sandía que sea específico para hortalizas de fruto o bien puedes emplear guano, ambos abonos serán un aporte extra de potasio que será un gran aliado en la época de floración y fructificación de tus sandías.

Acolchado

El acolchado del terreno en torno a la planta de sandía con paja y otro material orgánico es una práctica muy recomendable, con varias ventajas:

Por un lado mantiene la humedad del terreno, reduciendo la evaporación del agua con el calor del día, lo que supone un ahorro de agua de riego y un uso más eficiente del agua. De este modo además el exceso de agua no dañaría a los frutos, que se apoyan en el suelo.

Al mismo tiempo mantiene la temperatura del suelo nocturna haciendo una especie de efecto invernadero en la zona de las raíces, que permite que no se detenga el crecimiento de los frutos en los climas templados y fríos.

Y por si fuera poco, evita la proliferación de hierbas no deseadas, reduciendo considerablemetne las labores de desherbado manual.

Plagas y enfermedades más comunes de la sandía

  • pulgones
  • insectos comedores de hojas
  • insectos minadores de hojas
  • mosca blanca
  • araña roja y ácaros
  • oidio
  • mildiu
  • fusariosis
  • antracnosis

¿Cómo ha sido tu experiencia con las sandías en el huerto?

Puedes compartirlo en el hilo de comentarios.

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*